En 2015 el chef indio Atul Kochhar, reconocido con una estrella Michelín, inauguraba en Madrid una réplica de su celebrado restaurante londinense Benares. Un espectacular local situado en el barrio de Salamanca consagrado a la alta cocina india, que aquí se nutre además de la rica y genuina despensa mediterránea. Tras este punto de partida, el espacio ha tomado su propio rumbo, ahora bajo el mando del chef Diego García Fernández, quien comenzó su carrera profesional en la cocina de locales como Coque y La Biblioteca del Hotel Santo Mauro, aunque después marchó  a Londres para continuar con su formación en reputados en restaurantes como Santini, Zuma, L’escargot o Fino.

En conceptos gastronómicos, el nuevo Benares continúa la filosofía con la que se dio a conocer en la capital: alta cocina india, basada en los clásicos más tradicionales, con ciertos toques de autor. Es en el protagonismo de la cultura gastronómica española lo que le aporta el toque diferenciador, pues los profesionales -que también trabajan con las técnicas más actuales- incorporan nuestro magnífico producto: carnes y pescados seleccionados, mariscos frescos, verduras y hortalizas de primera calidad, a los que se añaden notas especiadas de un modo armónico y equilibrado. Se trata de actualizar y personalizar el recetario indio para que el comensal tenga una experiencia única.

Se comprueba en platos como las Vieiras gallegas con salsa de pepino y cilantro con crujiente quinoa, el clásico Curry Chicken Tikka Masala o el Pescado Tikka (pescado de temporada marinado en cilantro y jengibre). Propuestas que, con el propósito de llegar a un público más amplio, se ofrecen ahora también a precios algo más ajustados. Una política que se traduce en un menú lunch (primero, segundo, postre y bebida) para los mediodías de laborables con los platos de la cocina india más popular; al que se suma otro menú degustación, para mediodía y noches, que permite disfrutar de sus propuestas más brillantes a un precio nada prohibitivo. Este último consta de seis platos, más sus correspondientes aperitivos, pan, arroz aromatizado y sorbete como interludio entre los platos salados y los postres.

Un restaurante, diferentes espacios

El Benares madrileño se presenta en un local dividido en varios espacios que recrean con elegancia y sofisticación la espiritualidad y tradición de ciudades como Benarés -la más antigua del mundo- y entornos como la ribera del río Ganges: un bistró afrancesado y abierto a la calle es la parte más visible, carta de presentación del restaurante desde la calle. Esta es la zona de bar, reservada a los cócteles clásicos y de autor, como Jaipur, elaborado con fruta de la pasión, vodka y zumo de limón; o el combinado que toma el nombre de la ciudad de Chennai, creado a base de una combinación de rones y zumo de naranja y lima. Este espacio cuenta con sus propia carta de picoteo, una selección de tapas inspiradas en bocados de street food típicos del país y que se hacen idóneos tanto para el aperitivo del mediodía como para el afterwork vespertino.

Ya en el interior, encontramos un salón comedor amplio y con ventanales con vistas a un patio interior que alberga un estanque de agua e imágenes de la ciudad de Benarés proyectadas en la pared. Y, finalmente, la bodega, con un salón para reservados y una cuidada selección de referencias de vino -algunas incluso procedentes de India- . El objetivo de esta nueva etapa es hacernos disfrutar con cualquiera de los cinco sentidos, o con todos a la vez, traernos lo mejor de la India, pero sin salir de Madrid.

Fotos: Juan David Fuertes / Alfonso Ondarroa

Precios: 35-50€ de media. Menú degustación 55€ //
Horario: lunes a sábado de 13:30 a 16h y de 20 a 00h. Domingos cerrado. Bar de 13 a 01h //
Teléfono: 91 319 87 16 // Dirección: Zurbano, 5 // Metro:
Alonso Martínez / Colón // Online:
Facebook / Online / Instagram