El paraíso de los choco adictos, de nombre Pancracio, es el proyecto en el que toda una suerte de chocolates se unen y adquieren infinidad de formatos y sabores exquisitos. Así, esta marca  se ha convertido en uno de los epicentros de la industria chocolatera y, como no podía ser de otra forma, en el punto de mira de todas las publicaciones de lifestyle, moda y gastro.

Pedro Álvarez, economista, diseñador gráfico y #chocoaddict, es el alma mater de este dulce proyecto. Todo ello comenzó en los 90 como una idea en Nueva York -lugar en el que trabajó como pastelero en la famosa Bruno Bakery- y acabó siendo una realidad en España, concretamente en Cádiz. Al tener altos conocimientos en marketing, y habiendo creado packaging y diseño de productos de éxito para otras empresas, decidió trasladar toda esa creatividad a su propio negocio chocolatero. Así nació Pancracio: una exclusiva marca de chocolates y otros productos relacionados, cuyo denominador común es la alta calidad y un diseño retro-vintage muy inspiracional.

CHOCO-DELICIAS

Originales envoltorios y más de 80 referencias materializadas en bombones, turrones, chocolates y demás joyas conforman este universo adictivo que apuesta por la innovación y comercializa productos como el Vodka con sabor a chocolate, en el que este alcohol 100% puro se fusiona con el chocolate Pancracio en una sorprendente mezcla que sabe y huele a chocolate.

El chocolate aquí también se entremezcla con el licor, con productos cocteleros como las cúpulas Ron Brugal Extra Viejo, en una propuesta de bombones perfumados con Ron Brugal; los Bombones de chocolate vodka o el Chocolate negro con Jack Daniels. Y es que, por creaciones originales destaca esta empresa gaditana, con una gama de productos que incluye, asimismo, icónicas Pancracio boxes con almendras, trufas, chocolatinas y tabletas.

Pack chocolates Pancracio

Esta firma gaditana despliega una gran variedad de chocolates exquisitos: negros, con leche, coco, con granos tostados, ‘chocolivas’, limón, naranja, en forma de trufas aromáticas, sin azúcar, turrones…Pero si hay algo por lo que destaca Pancracio es por crear las crufas (crujientes trufas), entre las que destacan las de Crujiente Negro en forma de gotas de chocolate con trozos de barquillo. Es así la startup que va más allá e incluye una sección de recetas en la web para introducir todas las variedades de chocolates que ofrece, además de fusionar todo ese universo chocolatero y didáctico en su propio libro ‘Chocolate Posmoderno’.

Toda esta gama de delicias compuestas por materia prima de calidad + amor absoluto, pueden encontrarse en su página web, en puntos de venta que recorren toda la geografía española, en la tienda física de Cádiz, así como en establecimientos repartidos por todo el mundo: Londres, París, Tokio, Chicago, y un largo etcétera. ¡Porque Pancracio es un auténtico sueño!